19/7/07

Requiescant in Pace



Como había prometido salí a la caza de los muñecos de nieve pero ya tenía una idea de lo que iba a encontrar.

La nevada, se convirtió en lluvia y claro ninguno pudo resistir el embate climático y fueron languideciendo bajo el persistente azote de las gotas.

Si hubiera podido fotografiarlos a la mañana seguramente tendrían una forma cuasi reconocible.

No faltará oportunidad de retratarlos sin que luzcan decapitados cual María Antonieta o personajes atacados por los Men in Black.

7 comentarios:

Weltklang dijo...

Ahora parece el muñeco que hubiera hecho yo

Beso
W

venusina dijo...

jaja, o a la vez que quise hacer un souflé
XD

Silvana dijo...

Estuve en Mza. y llegué justito cuando empezaba a nevar en la ciudad. No se juntó mucho, pero me encantó ver caer la nieve otra vez.

Tempera Mental dijo...

Hola Gente, recién llego de los festejos por el día del amigo.

Seguro que sino supieran que vivo acá pensarían que volví muyyy pero muy borracha.

Hoy deshieló, luego congeló y llovió y ahora volvió a congelar, es lo mas parecido a tratar de mantenerse en pie en una superficie lisa rociada con aceite.

La gente de mi oficina organizó un asado, mi amiga decidió pasarme a buscar, tarde... como siempre. Debido a lo cual nos tocó estacionar, lejos... muy lejos.

No solo dejó el auto sobre un planchon de hielo lavado, sino que para poder llegar escasos 90 cm a la calle, tuve que cambiar de idea y dar vuelta todo el auto, agarrándome de cualquier parte que sobresaliera, luego de la reja de la casa donde lo dejó y finalmente irme deslizando con los pies cual geisha de Alaska para no romperme la crisma.

Asado riquísimo, bebidas igual, propuesta: vamos a casa a tomar un champagne.

Ahi fuimos, otra vez la historia de bajarse del auto y llegar al pórtico sin fractura de cráneo.

Champagne, chocolates, charla amable y había que irse...

Mi amiga tirando sal gruesa, para ir pisando sobre ella y no desnucarnos, vereda divina de lajas que se convirtió en un asesino silencioso y espectante del mal paso.

¡Albricias! con éxito llegamos al auto incólumes, pero de nuevo la desazón, destino final mi casa...
Había que bajarse, primer pie y resbalada inevitable, segundo pie y agarrada de la puerta del auto, lograr llegar a la reja.

Iupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, reja en mano, volver a ser la geisha en alaska...

Abrir y cerrar reja, caminar en forma deslizante a la puerta y luego de poder ingresar a la casa, besar el piso como cualquier Papa, dando gracias por los huesos sanos y suplicando que no haya mas festejos hasta que llegue la primavera.

Silvana dijo...

Uy, qué locura! Me imagino a los viejitos, deben vivir en el piso!

Weltklang dijo...

¿Probaste con un trineo?

Tempera Mental dijo...

Resulta que esta mañana, escribí un post larguísimo.

Increíblemente bien redactado, sin errores ortográficos ni gramaticales, le di enter y zas...

A partir de ese momento y hasta recién me quedé sin speedy, o sea, no pienso reproducirlo.

Chan, chan.