5/2/08

No tiene nada que ver... pero que densitud.


Generalmente no es algo que postearía acá pero me tienen harta los que llaman rompiéndole los coquitos a los amigos, los conocidos y hasta al diariero de la esquina de sus ex.

Sin contar con que ocultan su número telefónico para que nuestro registrador de llamadas no les de la cana y así podamos zafar antes del clásico "hola" o de un definitivo entredientes: "uh, otra vez el denso hijo de una mujer de vida disipada" (hagan la traducción).

Por eso, flaco/ca date cuenta cuando ya lo tuyo pasó de ser una búsqueda de apoyo simpático por parte nuestra -los ahora sufrientes de tu densitud- a ser más pesado que collar de melones y obligarnos a tener que huir de vos como mosca del Raid.


Fdo. Nosotros los que no tenemos la culpa que te mandaran a hacerte hervir y tomarte el caldo.

5 comentarios:

Ginger dijo...

Sabias palabras Temperita. ¡Pero qué sabias palabras!

Témpera Mental dijo...

;-)

venusina dijo...

Upa. Hay una lágrima sobre el teléfono?

Témpera Mental dijo...

Venusina creo que es al revés, el teléfono llora cada vez que nota que se le acerca.

Baterflai dijo...

Más que llorar, grita BASTAAAAAAAAAAAAA!!!!