27/8/07

Un poco de historia



Antiguamente cuando los ganaderos querían llevar su hacienda al frigorífico a la faena, para luego enviar sus productos a diferentes partes del país, tenían que cruzarla a través de lanchones atravesando el Río Grande y así llegaban a lo que en su momento de esplendor fue el Frigorífico CAP.

No sólo le dio nombre a la pequeña urbanización que se creó en la margen sur, sino que en sus momentos de bonanza fue algo modelo.

Hoy da pena ver que no se hizo nada para conservar algo de la época de oro de la ganadería ovina, sin embargo emerge tímidamente a su lado un modesto frigorífico, que debido a sus múltiples cambios de dueño ahora ni me acuerdo como se llama y es el que actualmente está en funciones reemplazando al otrora imponente edificio.

2 comentarios:

venusina dijo...

Qué tiempos y qué pena. Tengo un recetario de mamá (allá en Neuquén) de los productos CAP!!! Del año del ñaupa ya sé, pero está bueno.

Témpera Mental dijo...

Hola Venu

¡Claro! Todo un símbolo de la época.

Además, para darse idea de la importancia que revestía, hay que tener en cuenta que en lugares donde la población era minúscula, contar como en este caso con estafeta postal y otras "delicatessen" era tener un rango importante.

Voy a ver si consigo fotos viejas de todo eso en la época de esplendor.

Algún viejo poblador seguramente me las prestará.